Seguridad y revisión de nuestras camas

Hay ocasiones en las que no prestamos la preocupación necesaria que se debe al cuidado de nuestras camas. Nos despreocupamos y dejamos que pequeñas fallas en nuestras camas se mantengan, peligrando con esto nuestra salud y calidad de vida.
Problema con las bases
La mayoría de las camas cuentan con bases particulares. Por ejemplo, las camas americanas cuentan con bases simples, que en comparación con otras camas, su vida útil no excede los 5 a 7 años. Al dejar que las fallas de estas camas, como hendiduras o relieves, dejamos que estas imperfecciones afecten nuestra postura.
Las bases más resistibles son las de las camas europeas, estas bases se reconocen por ser las más resistentes, la mayoría de las ocasiones de madera dura. Un problema en estas bases es reconocible con facilidad y esto hace que tenga que arreglarse lo más pronto posible, o si no amenaza la continuidad del uso de estas camas. No obstante, estás bases se reconocen por tener una larga vida útil, aproximándose a los 12 años.
Con las camas de tipo box spring el asunto es diferente, ya que las bases de estas camas se configuran de resortes duraderos, un problema en estas bases significaría dormir enterrado, lo que es bastante incomodo. Estás bases tienen un periodo de vida útil de 10. En el caso de las camas europeas y los box spring, sus bases más duraderas y sofisticadas explican sus altos valores en las tiendas.
Colchones para todos los gustos
Si bien podemos elegir el colchón que mejor nos acomode, algunos más blando que otros, tenemos que tener presente que colchones con resortes duran menos que colchones más simples, como los de esponja y látex. Por otra parte se encuentran los colchones de muelles, estos, al igual que los de resortes, necesitan de una revisión constante, para chequear que podemos dormir seguros en ellos.