embalaje de productos

Cómo embalar sus productos para protegerlos durante la mudanza

Rate this post

embalaje de productosCambiarse de casa o trasladar los objetos de la oficina durante la mudanza es una tarea difícil que requiere de mucho cuidado en el embalaje de productos. Si esto se hace de la forma correcta se pueden evitar desagradables sorpresas como la pérdida de bienes y/o dañarlos durante el proceso.

Dependiendo del tamaño de los objetos se debe decidir qué elementos utilizar para protegerlos, los más comunes son cartón corrugado, plástico con burbujas, papel de envolver y cajas de cartón. De todos modos las empresas de mudanza, sobre todo cuando se trata de cambios de oficina, ofrecen el servicio de embalaje de productos.

Si lo que deben mover son elementos que comercializa la empresa, lo ideal es hacerlo en sus empaques originales y tomando todos los resguardos del caso. Es importante señalar que al embalar no se requiere perfección, por el contrario, mientras más arrugado e imperfecta sea la envoltura, brindará una mayor protección.

Una recomendación importantes es no envolver dos objetos juntos, por ejemplo un plato con una taza, estos deben ir envueltos por separado, pueden ir en una misma caja pero con su propia “capa protectora”.

Productos de embalaje para cada objeto

Para los objetos más pequeños pero delicados, el plástico con burbujas es la mejor opción ya que de esta forma se les protege contra golpes leves. Otro que puede suplir el plástico es el papel de periódico, este es muy utilizado en mudanzas domésticas por ser un material accesible.

De todos modos, las cajas de cartón son esenciales ya que permiten separar los elementos por tipo o por habitación. Una recomendación es etiquetar cada caja con lo que contiene para evitar perder tiempo revisándolas una a una cuando llegue el momento de re-acomodar las cosas.

Para trasladar elementos de mucho valor como cristalería, obras de arte, equipos computacionales o maquinaria delicada, si éstas son de gran tamaño, usar plumavit es una buena opción. Este es un buen aislante contra golpes, pero nunca estará demás tener precaución durante el traslado, es decir, que el vehículo se mueva a una velocidad menor a lo normal y evite caminos con demasiados relieves.

Cuando se trata de proteger los objetos importantes cualquier precaución puede ser insuficiente, por lo tanto no hay que dudar en usar más de un elemento aislante al momento de una mudanza. El embalaje de los productos será determinante para conseguir que éstos lleguen a salvo a su destino.