Cómo lograr una decoración zen en el living

Es en nuestra casa que debemos encontrar la paz, la seguridad y un poquito de nuestra personalidad a través del estilo decorativo.

Luego, contar con elementos que nos remiten a la tranquilidad y calidez es esencial para encarar el día a día con mucho más optimismo y buena voluntad.

Para eso, una idea bastante interesante es apostar en la decoración de sala zen.

La palabra zen, bastante utilizada en los días actuales para designar equilibrio y calma, es en realidad, una vertiente de la religión budista que surgió en China y fue posteriormente llevada a Japón.

Ganando gran importancia en Oriente, la filosofía se extendió por todo el Occidente por tener como filosofía la búsqueda de la tranquilidad por medio de prácticas como la meditación.

La idea que traemos aquí es renovar la decoración del living con elementos que garanticen esta atmósfera simple y al mismo tiempo tan poderosa para renovar nuestro estado de ánimo.

Para empezar, apueste en mobiliario básico y cómodo, como juegos de living neutros o alternativos, futones y sillones hechos con fibras son grandes aliados  y pueden componer una hermosa sala zen.

Contacto con la naturaleza

Pero claro, el mobiliario y los juegos de living son elementos importantes, pero no son todo. Es importante recordar que la decoración zen atribuye a la naturaleza un papel importante para la relajación, de modo que no deje de tener ítems que remiten a este contacto: plantas, arreglos florales e incluso pequeñas fuentes de agua.

La iluminación hace la diferencia

Las luces amarillas pasan la sensación de más relajación, entonces, invierte en ellas para la decoración del living más zen: sean las lámparas, pendientes e incluso velas.

Por hablar en velas, queda un consejo especial: ellas pueden quedarse dentro de pequeñas lamparinas. El resultado es un encanto y garantizará total tranquilidad.

Intente aprovechar al máximo sus ventanas y puertas para que ellas puedan traer la luz natural para dentro del espacio y así garantizar, economía y un buen aprovechamiento de los recursos naturales.