Claves para la mantención correcta de una cancha de pasto natural

Rate this post

mantencion_pastonaturalLas canchas deportivas con pasto natural requieren ciertos cuidados que resultan necesarios para un rendimiento óptimo. Ya sean para jugar fútbol, rugby, o tenis, si no se preservan de forma correcta las consecuencias se notarán en medio del partido, especialmente en el estado del pasto y la nivelación del terreno.

Estos son 4 datos importantes que se deben considerar para la mantención de una cancha deportiva con una superficie natural:

1. Altura del corte del pasto

El césped natural debe ser podado constantemente para lograr evitar que su altura sobrepase los 4 centímetros, medida adecuada para los deportes que usan este tipo de cancha. Se recomienda cortarlo al menos una vez cada semana, intentando siempre seguir la misma dirección al pasar la podadora.

2. Sistema de aireación adecuado

El césped de las canchas deportivas suele aplastarse debido al uso constante, para lo que es necesario airearlo. Una forma de hacer esto, es haciendo limpiezas profundas para remover sustancias compactadas y pasto muerto que afectarán el juego que se esté realizando. Sin embargo siempre es más recomendable buscar asesoramiento profesional para esta tarea en lugar de aventurarse a hacerlo sin conocimientos previos.

3. Nutrición del césped

Al igual que cualquier planta, el pasto de los cercados deportivos requiere fertilizantes y vitaminas (de preferencia naturales) para ayudarlo a crecer sano y libre de plagas e insectos. Estos deben distribuirse de forma equivalente en toda el área y aplicarse unas 4 veces por año.

Preocuparse de la nutrición del césped evitará también un problema común en canchas naturales: el crecimiento excesivo de maleza. Para solucionarlo, se puede usar un herbicida o bien quitarla de forma manual.

4. Arena para nivelación de terreno

En algunas canchas se aplica arena no solo para emparejar el terreno erosionado por el crecimiento del pasto, sino que también para absorber líquidos y humedad. Esta se aplica unas dos veces al año.

Como podemos ver, mantener este tipo de superficies requiere de diversos cuidados, lo que se traduce en tiempo y costo. Por lo mismo, en los últimos años ha aumentado mucho el uso de pasto sintético, material que tiene mayor duración y necesita una menor mantención.