Inquietudes frente a la construcción de viviendas básicas

Rate this post

Ya un par de meses después del terremoto en el norte de Chile y el incendio de Valparaíso, se ha abierto una vez más el debate respecto de cómo se debe operar en torno a la construcción de viviendas en el país.

Se hace necesario indagar sobre las respuestas que se entregan en materia habitacional para hacer solucionar los problemas que giran en torno a la vivienda básica y poder efectuar en el futuro cercano, nuevas políticas públicas y contribuir al desarrollo de América Latina.

En ese sentido, tanto la arquitectura como la construcción civil y las ingenierías tienen bastante que aportar y por cierto, entregar soluciones que puedan servir para desarrollar mejores estrategias. De hecho, a partir de las nuevas alternativas de subsidio habitacional que proclamó el Ministerio de Vivienda y Urbanismo, son varias las preguntas que surgen.

¿Puede una vivienda básica ser una solución definitiva? ¿Cuáles son los sustentos del modelo de vivienda básica? ¿Se toman en cuenta los terrenos? En efecto, frente al problema de la reconstrucción, hay que solventar no solo la vivienda básica, sino también temas que tienen que ver con la planificación territorial, desarrollo social, crecimiento urbanístico y económico y, cómo no, el rol del Estado.

Diseño de las viviendas

Vivienda de emergenciaFrente a la problemática de las viviendas y la falta de soluciones al respecto, la Fundación Vivienda ha aportado con 721 casas para el norte y 547 a Valparaíso, de acuerdo a una tipología que busca satisfacer necesidades mediante tecnología de diseño real y que responda a las inquietudes habitacionales.

La vivienda básica de esta organización corresponde a una evolución de la clásica media agua, en el sentido de que puede construirse sin necesidad de incrementar costos, gracias a un modelo de prefabricado y eficiencia de instalación. Es la solución más económica y parte de una serie de modelos de vivienda que van aumentando en calidad conforme pasa el tiempo.

Gracias a la utilización de “placa” como envolvente y estructura, se logra una modulación más maniobrable, sumando también protección como hojalatería de piso, cortagoteras en el techo y alféizar en las ventanas. A diferencia de las media aguas, su construcción impide las filtraciones de aire gracias a un sistema de paneles que además, permite instalar la vivienda en dos días máximo.

Sin duda una gran alternativa y para la cual, desde 1966 ha venido trabajando esta fundación desde el mundo de la construcción civil y la arquitectura, a fin de lograr cada vez mejores resultados en cuanto a la elaboración de viviendas de emergencia.