Todas las entradas de: Giovanni.Chiesa

¿Qué bienes asegurar en el hogar?

Cada bien que adquirimos con esfuerzo merece estar asegurado. No queremos perder lo que con tanto sacrificio hemos conseguido. A veces, también sucede que hemos heredado algo de nuestros antepasados que posee un valor tanto material como sentimental, pero aun así, aunque no volvamos a recuperarlo en caso de incendio o robo, queremos al menos obtener una compensación por esa pérdida. En casos como estos, cuando tenemos objetos valiosos para nosotros, surge la oportunidad de plantearnos la posibilidad de contratar un seguro. Pero, ¿qué bienes debiera asegurar dentro de mi hogar?

Primero que todo, debemos tener en cuenta que para contratar un seguro que cubra pérdidas de bienes en el hogar, éstos deben cumplir con ciertas características, como por ejemplo, ser un objeto tangible, o estar expuesto a perderse por robo o destrucción accidental. Generalmente, las personas contratan este tipo de seguros porque consideran que están propensas a robos o a accidentes de índole natural. Otras simplemente lo hacen para asegurarse de no perder sus objetos valiosos, aunque su barrio no corra peligros de este tipo. En el fondo, uno nunca sabe.

Los bienes que podrían correr riesgo y que deberías asegurar dentro de tu hogar son, por ejemplo, obras de arte (pinturas, esculturas y otros), joyas, vehículos (autos, embarcaciones, etc), la propiedad en sí, así como también objetos de uso cotidiano como televisores, computadores, electrodomésticos y muebles en general. El monto del seguro evidentemente dependerá del precio de lo que asegures, y la cobertura además estará determinada por el tipo de servicio contratado (existen seguros que cubren la totalidad del valor de la pérdida, mientras que hay otros que cubren cierto porcentaje. Esto dependerá de la compañía que uno escoja y sus ofertas).

Podemos asegurar estos objetos de posibles inundaciones, incendios, y otros fenómenos de carácter accidental, así como también de atracos. La idea es que, al contratar un servicio como éste, los bienes en tu hogar queden protegidos, para de esta forma tener la tranquilidad del respaldo que brinda un seguro para el hogar.

Cómo son los seguros para el hogar en Europa

Si eres dueño de la propiedad que habitas sabes la importancia de asegurarla contra daños, incendios y fenómenos naturales. Incluso cada vez aumenta más la cantidad de chilenos que se cuidan frente a los robos dentro de las casas. Sin embargo, cada país del mundo prioriza distintos aspectos a la hora de cuidar el hogar. En esta línea, ¿sabes cómo son los seguros de este tipo en Europa?

El viejo continente es la cuna de los seguros para hogar. Todo comenzó con un gran incendio que ocurrió en Londres, Inglaterra, en 1666. A raíz de esta catástrofe se perdieron más de 13000 casas. En los años siguientes el gobierno comenzó a trabajar en ayudar a las víctimas del fuego y en 1681 se abrió la primera empresa de seguros contra incendios.

Por supuesto, hoy hay miles de compañías que se dedican a ofrecer este tipo de servicios en Europa. Sin embargo, en cada país las prioridades son distintas.

En España, por ejemplo, proteger el contenido y la responsabilidad civil son considerados básicos a la hora de contratar un seguro para el hogar. En el Reino Unido se recomiendan las empresas aseguradoras que provean financiamiento para quedarse en un hotel u otro lugar similar si algo le sucede a la casa. En Irlanda incluso uno puede pagar extra para que la aseguradora te compre un regalo de Navidad o matrimonio.

Los italianos son distintos: generalmente no se ocupan de asegurar los bienes dentro de su hogar. Sin embargo, muchas empresas ofrecen protección contra sismo en sus opciones estándar, en vez de cobrarlo por separado como suele suceder en Chile. En Francia las opciones son muy variadas: más del 90 por ciento de los seguros de hogar ofrecen cobertura ante daños causados por cañerías, mientras que sólo la mitad permiten el reembolso si se rompe un vidrio.

Como puedes ver, cada país prioriza aspectos distintos. Lo importante es saber lo que puede afectarte en donde vives y asegurarte contra eso.

Aspectos fundamentales al momento de ampliar tu casa

Si ya cumpliste el sueño de la casa propia seguro que estás pensando en tu próxima meta: ampliar el hogar. Aunque parezca tan simple como construir un ambiente nuevo o agrandar un cuarto, este tipo de construcciones se rigen bajo estrictas regulaciones y es importante tener los conocimientos suficientes a la hora de ponerse a trabajar. La realidad es que no siempre se puede hacer exactamente lo que uno quiere, por lo cual es necesario estar informado.

Hay dos aspectos muy importantes a tener en cuenta: las regulaciones municipales a seguir y la búsqueda de un equipo de obreros liderado por un Técnico de la Construcción que sea eficiente y facilite el proceso.

El primer trámite a realizar es una solicitud de permiso a la Dirección Municipal de Obras de la Municipalidad de tu comuna. Tienes que comunicar que quieres aumentar los metros construidos y presentar los planos de planta, instalaciones y especificaciones técnicas, todo firmado por ti si eres el dueño de la propiedad y por un arquitecto.

Si se concede el permiso (puede tardar hasta treinta días), deberás pagar un derecho a la edificación. Este varía en cada lugar y suele ser alrededor del 1,5% del presupuesto de la obra. En algunos sectores un inspector de la Municipalidad tiene que visitar la casa cuando el proyecto esté terminado para chequear si fue fiel a los planos.

Si construyes antes de obtener el permiso por la Municipalidad te arriesgas a pagar una multa de más del 50% del presupuesto de la obra o a que seas denunciado por el Director de Obras.

A la hora de construir es importante contratar a los profesionales indicados. Un buen Técnico en Construcción no sólo sabe de maderas y materiales, sino que también entiende cómo manejar a su equipo, administrar el presupuesto y cumplir con los plazos determinados.

Quizás la mejor manera de encontrar un Técnico en Construcción en quien puedas confiar es a través de conocidos, amigos o familiares que hagan recomendaciones. Nunca está de más ver los trabajos realizados con anterioridad y recibir feedback de quiénes lo contrataron.

Ahí están las dos claves para ampliar tu casa: realizar los trámites pertinentes y buscar un profesional que te ayude de verdad. Seguro que no te arrepentirás.