Las ventajas de una cancha con pasto sintético

Rate this post

cancha_pastosintetico¿Pasto natural o sintético? Es la pregunta que muchos se hacen a la hora de instalar o elegir una cancha deportiva. A pesar de que antes reinaba el natural, los avances de la tecnología están haciendo del pasto sintético el nuevo favorito, gracias a todas sus ventajas.
Requiere poco mantenimiento

Una cancha de pasto natural requiere mantenimiento diario. Hay que regar, cortar, aplicar pesticidas y hacer reparaciones cuando se daña, entre otras labores que significan tiempo y dinero. Pero una sintética solamente se limpia, cepilla y rellena cuando tiene desniveles o desperfectos, ahorrando mucho trabajo y recursos.

Permite hacer deporte todo el año

¿Que llueva y se cancele el juego? No es algo que pase en las canchas sintéticas. Se pueden aprovechar al máximo, todos los días del año, sin importar el clima. Una natural, por su parte, se daña si se usa con la tierra mojada, lo que resta muchas horas de juego.

Acepta un uso intensivo

Mientras que una cancha natural necesita mantenimiento después de cada juego, una sintética puede usarse sin descanso, incluso cuando se le da un uso intensivo. Esto es especialmente ventajoso si en la cancha se desarrollan varias prácticas o juegos consecutivos, ahorrando tiempo y dando espacio a más grupos para que la usen.

Libre de pesticidas

Para hacer que el pasto crezca rápido, se mantenga verde, fuerte y libre de insectos, en las canchas naturales se usan pesticidas y fertilizantes. Estos químicos no son amigables con el medio ambiente y pueden dañar a las personas que están en contacto con ellos. Pero en una cancha sintética no hay de qué preocuparse, ya que no se utilizan.

Se ve y se siente como el pasto natural

Que el pasto sintético venga con todas las ventajas ya mencionadas, no significa que pierda las características del pasto natural. Las tecnologías actuales hacen que se vea y se sienta como si fuera real, con su característica suavidad, pero dejando atrás las desventajas.
Al final, el pasto sintético nos libra de los gastos y preocupaciones requeridos por el natural, dejando que el esfuerzo se concentre en una labor: el deporte.