Cómo administrar mejor los espacios comunes de la casa

Rate this post

espacios_casaGran parte de la vida en casa ocurre en los espacios comunes como el living. Ahí recibimos visitas, nos juntamos a compartir y a pasar el rato; por eso, queremos que se vea bien, organizado y práctico. Organiza estos espacios -por más pequeños que sean- con estas claves, para que se mantengan ordenados y acogedores.

Elige muebles de acuerdo al espacio disponible

Deja que los muebles se adapten al tamaño de tu hogar, no al revés. Aunque es cierto que puedes instalar un sillón grande o un televisor de 55 pulgadas en una habitación pequeña, harás que se vea desproporcionada. El balance en un cuarto es importante: si el living es grande, puedes ir por un conjunto de sillones y una mesa de centro grande que lo acompañe. Pero si el espacio es reducido, prefiere elementos más pequeños o que tengan más de una función, como una mesa con cajonera.

Concéntrate en un punto focal

Toda habitación necesita un punto más llamativo. Si la mirada se pierde apenas entramos, es porque hay algo mal: el cuarto está desordenado, saturado con objetos o le falta organización. Este punto focal puede ser un gran ventanal, un balcón, una chimenea o algún elemento, como una obra de arte, un televisor o una biblioteca. Una vez que lo identifiques, orienta el mobiliario hacia él y deshazte de los que sean innecesarios. ¿Para qué necesitas más espejos si tienes uno que llena la habitación?

Piensa verticalmente y aprovecha el espacio

El espacio rara vez es suficiente, por eso es importante que aprovechemos cada rincón. Y eso incluye al espacio vertical, al que podemos dar buen uso con repisas, clósets y muebles altos y angostos. Por ejemplo, puedes lucir las plantas en una repisa o colgarlas desde el techo, en lugar de tenerlas en el suelo. Esto te ahorrará espacio y atraerá la atención a las alturas, dando la sensación de que el cuarto es más grande.

Si a estos consejos de organización le sumas tu propio gusto y creatividad, podrás disfrutar de un living despejado, ordenado y agradable a la vista. ¡Manos a la obra!