mudanza_casa

Casa nueva: Cómo enfrentar la mudanza con los niños

Rate this post

mudanza_casaSiempre el cambio de casa es un proceso muy estresante para la familia, embalar los bienes, conseguir la empresa de mudanzas, hacer reparaciones en la nueva o en la antigua propiedad, en fin, todo es parte de un proceso que, por suerte para algunas familias, no se vive muchas veces en la vida.

En el caso de familias con niños pequeños el tema se vuelve aún más complicado, más allá de disponer de menos tiempo para el cambio se trata de buscar la mejor manera de que ellos se adapten al nuevo hogar. La situación se vuelve aún más compleja cuando este cambio involucra un cambio de ciudad o incluso de país.

En este aspecto la reacción del niño dependerá mucho de la edad, por ejemplo hasta los 3 años esto puede no afectarlos demasiado, sin embargo luego hay que estar muy pendiente de sus cambios de humor y de hacerles asumir su nueva realidad. Después de todo bien dicen el dicho: “el hogar lo hacen las personas no el espacio físico” por lo tanto mientras los padres transmitan tranquilidad, el niño estará seguro.

Algunos consejos para el cambio de casa

De acuerdo al consejo de especialistas, y en este caso sacados de Guía Infantil, los pasos a seguir con los pequeños son los siguiente:

  • Explicar las ventajas del nuevo lugar, mostrar imágenes que despierten su interés y ser claros con ellos respecto de todo lo positivo que será el cambio. No se trata de imponer nada, sino de resaltar los beneficios de la mudanza, explicarlos que podrá conocer nuevos amigos y disfrutar de las plazas y centros infantiles que hayan cerca.
  • Explotar la novedad, enseñarles qué tiene ese lugar que hará que él lo pase bien y esté mejor que donde se encuentra ahora.
  • Responder a sus interrogantes. No hay que cohibir sus opiniones, lo más sano es dejar que haga todas las preguntas que quiera y, dentro de sus posibilidades, exponga su punto de vista, de esta manera no sentirá que se le está imponiendo algo.
  • Una vez instalados en la nueva casa, hay que dedicar un tiempo para conocer el lugar con ellos, explorar cada rincón juntos y sorprenderse. Esto tanto dentro de la casa como en los alrededores.
  • Reducir al mínimo el estrés del menor durante la mudanza, para esto lo ideal es que ésta no sea en periodo de clases.
  • Dentro de lo posible hay que evitar que la mudanza de casa coincida en tiempo con otros cambios importantes en la vida del menor. Por ejemplo cuando se trata de una separación de los padres, se aconseja que el niño permanezca en el hogar familiar por lo menos hasta que se acostumbre a la separación para, recién entonces, enfrentarse a otro cambio.