Renueva los espacios de tu casa con poco dinero

renueva_casaTener un rincón de la casa que no luce con toda la fuerza que nos gustaría es algo que puede molestarnos durante semanas hasta que hagamos algo para resolverlo. ¿Cambiar los muebles de lugar? ¿Comprar una planta? ¿Agregar un cuadro? Es una decisión que se torna difícil, y mucho más si es que no contamos con suficiente dinero para una renovación completa.

Pensando en ello queremos entregarte un par de consejos para tener en cuenta si está pensando renovar y darle una renovada vida a ese espacio de tu casa que ha perdido lustre con el paso del tiempo.

Manos a la obra

El primer gran consejo es analizar. ¡Sí, ver con detención un segundo la habitación! Haz un repaso mental de las ventajas y desventajas de lo que miras. Por ejemplo, ve qué es lo que se puede conservar, lo que tiene valor o potencial y aquello que definitivamente tiene que irse. Una renovación no siempre significa empezar de cero.

Reutilizar es un buen modo de darle una segunda vida al mobiliario del comedor, el living o el dormitorio, ya que la mayor parte de los muebles pueden ser transformados cambiándoles la pintura, el barniz o enlacándolos. También se pueden intervenir lijándolos para que tengan un acabado desgastado y vintage.

Analizar el estilo de nuestros muebles nos puede dar una idea de cómo poder combinarlos de mejor forma. Por ejemplo, si sentimos que nuestro mobiliario tiene un aire un poco anticuado, podemos utilizarlo a nuestro favor para crear una ambientación ecléctica o shabby chic, dependiendo de lo que nos agrade. Así, más que reemplazar muebles, habrá que comprar elementos decorativos de menor costo como lámparas, cuadros o alfombras para dar un mejor contraste entre lo moderno y lo antiguo.

El color de los muros es otro ítem a tomar en cuenta. En este caso, darle a los muros un tono blanco es la forma más simple de lograr limpieza y amplitud, dando protagonismo al mueble y el decorado.

 

Cómo elegir el lavavajillas correcto para tu casa

lavavajillas_casaComprar un lavavajillas es sin duda algo importante, pero poca gente tiene en claro en qué fijarse a la hora de adquirir uno. Que lave bien, claro, es un atributo que todos cumplen, pero hay otros factores como el consumo y la capacidad en los que debemos poner atención.

Escoge el lavavajillas adecuado

El consumo justamente es de los más importantes. Como otros electrodomésticos en el país, los lavavajillas incluyen una etiqueta en el exterior donde se indica el nivel de eficiencia de consumo que el aparato desarrolla. Esta tabla va desde la A (que representa máxima eficiencia) hasta la G (que es el sobreconsumo de la forma menos conveniente). Este índice afecta el precio de venta del lavavajillas, por lo que debemos saber si vamos a invertir en un aparato que sea eficiente y que nos reporte un menor gasto de electricidad o la relación uso-gasto de energía es algo que podemos manejar a nuestro favor.

La potencia sonora es otro aspecto importante para tomar en cuenta. Por si no lo habías pensado, ¡sí, algunos lavavajillas pueden meter mucho más ruido de lo que piensas! Por supuesto esto no es algo que muchos vendedores nombres a primera vista, así que debes asegurarte de preguntar toda la información al respecto. Algunos incluso especifican el nivel de ruido en su exterior, que en general va entre los 45 y 60 dB.

Lo más importante por cierto es elegir la capacidad del lavavajillas adecuada para nuestra realidad. Si vives solo(a) no vale la pena comprar un lavavajillas enorme, mientras que si vives en familia y tienes hijos, pues tampoco puedes quedarte corto comprando uno pequeño. Las capacidades pueden medirse en cubiertos, que van desde 4 hasta 12 en general. O sea, un lavavajillas de entre 4 y 6 cubiertos es perfecto para un departamento de solteros, mientras que los de 12 cubiertos se adecuan a las necesidades de una familia de cuatro personas o más.

 

Los muebles perfectos para tu comedor

muebles_comedorEl comedor no es sólo para los desayunos y las cenas; tampoco tiene que limitarse a tener sillas y una mesa. Para muchas personas es un espacio de confort, centro de las reuniones sociales y una de los espacios de la casa que más se disfrutan.

Por eso la decoración de comedores está pensada desde un punto de vista funcional y estético. Con esto nos referimos que debe crearse un ambiente y espacio visual bien diseñado, pero su mobiliario nos puede ayudar a almacenar lo relacionado a la cocina, como platos y cubiertos, u otras cosas de la casa.

Armarios, buffets y vitrinas son algunas de las opciones que puedes encontrar para este espacio de tu casa, y a continuación te contamos algunas de sus características.

Distintas opciones de mobiliario

Entre los muebles que frecuentemente se encuentran en este espacio está el buffet, que muchas veces se conoce como aparador. Frecuente protagonista de las salas de estar de estilo clásico, este es un mueble alargado y de altura mediana, similar a la de la mesa. Antiguamente construido en madera, molduras y tirantes metálicos en los cajones, hoy podemos ver versiones modernas de líneas mucho más simplificadas y sin tanta información.

El armario es otro de los muebles que frecuentemente se utilizan  en comedores, de uno o dos cuerpos y con un alto importante. Podríamos decir que en este caso su uso está pensado casi exclusivamente para almacenar cosas, ya que por su altura y gran superficie, es un mueble de gran peso visual. Para utilizarlo hay que saber escoger bien su diseño.

Las vitrinas son muy parecidas a los armarios, con la diferencia de que sus puertas son de vidrio pensadas para ver el interior. En su mayoría se ocupaban en la decoración de mediados de siglo pasado, por lo que comprar una vitrina para tu casa de inmediato le añadirá un toque vintage al comedor que de seguro marcará la diferencia.

Como ves,  hay distintas opciones en mobiliario que pueden potenciar con buen diseño tu comedor.

 

Cómo escoger el futón perfecto para tu hogar

futon_hogarLos futones son uno de los elementos de mobiliario más atractivos de los últimos años. Tradicionalmente en casa siempre veíamos la imagen del gran sofá familiar donde podíamos pasarnos la tarde entera viendo TV con nuestros padres. Hoy los futones han tomado la posta, erigiéndose como el nuevo favorito de los jóvenes. Es que su diseño funcional y la innumerable cantidad de colores y materiales en los que están construidos lo han convertido en un infaltable de todo living que se precie de cool.

¿Qué debemos tomar en cuenta al elegir uno?

Los especialistas en decoración mencionan que al ser un mueble funcional, lo primero es decidir qué esperamos de nuestro futón. ¿Será simplemente para sentarse, recibir visitas en casa, o también queremos que funcione como cama  las veces que lo requiramos? Lo anterior no es menor, pues de nuestra elección podremos establecer qué diseños y materiales son los más indicados para nuestro hogar.

El futón moderno es un diseño derivado del futón tradicional japonés, que básicamente se refiere a un colchón de algodón que se despliega directamente en el suelo y que posteriormente se enrolla para ser guardado en el clóset. Fue en los años 80 que esta cama japonesa inspiró al futón occidental, es que conocemos comúnmente como una alternativa a los sofás.

Tomando en cuenta lo anterior, no es de extrañar que la mayoría de los futones estén pensados para plegar su respaldo y convertirse en una improvisada superficie acolchada, perfecta por su comodidad como alternativa a una cama.

En este caso, si quieres aprovechar esta ventaja funcional del futón, es necesario buscar uno de forro más suave como el algodón y que tenga un armazón resistente, como los construidos en aluminio para resistir mejor cada vez que descanses en él.

Por otro lado, si lo que se busca es un mueble cómodo para sentarse a disfrutar el living, es preferible elegir aquellos que cuenten con apoyabrazos y cuya estructura permita a los invitados mantener una posición erguida.

 

Decora tu comedor con las mejores ideas

decora_comedorEl comedor es un espacio importante en nuestra casa. Sitio de reuniones sociales y familiares, es también el lugar donde disfrutamos uno de los mayores placeres de la vida: el buen comer. ¿No debería entonces inspirarnos en esa buena energía para convertirlo en un lugar con un ambiente inigualable?

De la forma en que esté constituida nuestra familia y nuestras rutinas, es como podemos comenzar a buscar la personalidad de nuestro comedor. En las familias grandes será el punto de reunión más importante; para quienes viven solos será un espacio de tránsito o trabajo, mientras que para quienes viven en pareja es un lugar donde el romanticismo ha florecido muchas veces en el pasado.

De la personalidad al diseño

Analizando lo anterior es momento de observar con perspectiva las características de nuestro comedor. ¿Cómo es el lugar donde se encuentra emplazado? ¿Cuál es la dimensión de la mesa? ¿De cuántas sillas disponemos? ¿Tiene ventana o ventanal? ¿Cuál es el espacio de la habitación? Estas preguntas nos guiarán para decidir el estilo sobre el que queremos basar nuestro proyecto: un lugar minimalista, acogedor, moderno, amplio, ecléctico, etc.

Las paredes son un buen punto de partida para pensar en cómo será nuestro comedor ideal. Una opción por la que muchos se decantan para escoger color es el blanco, ya que es la forma más fácil de lograr amplitud en todo tipo de espacios y además combina con todos los estilos de mobiliario. Otra combinación es pintar con colores pasteles como el rosa, el verde, el amarillo o el azul, destacando las molduras, esquinas y guardapolvos en blanco.

¿Has pensado cómo una alfombra puede darle mayor textura  a un ambiente neutro?  Una buena idea para añadir un toque acogedor al comedor es utilizar una en colores más oscuros; sin embargo, jugar con el contraste entre el color de la mesa y la alfombra también es una opción que puede añadir originalidad.