Estudio determina características de los muebles para aumentar el rendimiento

La comodidad es proporcional a la cantidad y eficacia del trabajo, al menos eso dicen. Por esa misma razón, un equipo de investigadores de la Universidad Nacional de Cuyo, en Argentina, estudió dos escuelas mendocinas y llegaron a la misma conclusión, de que había que cambiar sillas y pupitres para favorecer el rendimiento de los escolares.

El estudio resaltó la importancia de los hábitos posturales que los niños adquieren en la vida temprana y la influencia que estos tienen en el desarrollo saludable del cuerpo. Y tal como se ha señalado en múltiples publicaciones y otros estudios, se debe aumentar el ángulo entre tronco y muslo para que las piernas formen un ángulo mayor a 90 grados.

Aspectos técnicos y corporales

PupitreAlgunos de los problemas detectados en las escuelas tienen que ver con la forma y construcción del mobiliario, pues en muchos casos, el ángulo entre respaldo y asiento, la curvatura de este, los caños expuestos y remaches, son desventajas que inducen a los niños a adoptar posturas inconvenientes, como el tronco inclinado hacia adelante, provocando una disminución de riego sanguíneo y menor oxigenación del cerebro.

Al mismo tiempo, se estudió la antropología infantil, a fin de determinar las curvas de crecimiento y dimensiones corporales de los pequeños y establecer qué tipo de muebles necesitan para no afectar ese desarrollo. Con esos datos, se estudió también la normativa legal respecto de las condiciones que el mobiliario escolar debe cumplir, identificándose así el impacto de los muebles.

Tomando todo esto en cuenta, siempre debiera existir fabricación de muebles a la medida y mobiliario ergonómico en espacios que se utilicen multitud de asientos y escritorios, los fabricantes tendrían más que aceptables ventas y los compradores, un mejor rendimiento y productividad, tanto niños como adultos.